JILL RITTER

Cualquier espectador de Skin in Flames debería vestir ropa de amianto. Este intenso drama de Guillem Clua enciende una llamarada teatral de suspense y sorpresas que chamuscan la imaginación. (Crítica de la producción de St. Louis, EE.UU.)