NIKOS ROUMPIS

La golondrina es una obra conmovedora y realista, con unas interpretaciones medidas y de gran sensibilidad, que logra unos merecidos cálidos aplausos. Sin duda, uno de los mejores montajes de esta primavera teatral.